miércoles, 8 de febrero de 2012

LOS SISTEMAS NO DEMOCRÁTICOS


7.1 Dictaduras, autoritarismos y totalitarismos.
Los sistemas no democráticos se caracterizan por el ejercicio del poder de
forma monopolista, sin límites ni control, ya lo realice una persona o un grupo
de persona. Dentro de estos encontramos los regímenes autoritarios y los
totalitarios. Las dictaduras civiles y las militares. El populismo.
Es muy importante tener claro cuales son los rasgos que distinguen a un
autentico régimen democrático de aquel que no lo es. Estos rasgos son los
siguientes: la libertad de expresión, de asociación y de voto están garantizados;
existen fuentes alternas de información, los cargos públicos son elegidos, y los
grupos políticos y los lideres pueden competir para conseguir el apoyo de la
población en elecciones libres e imparciales.
El mismo hecho de que la democracia sea el régimen político más
tolerante la hace también el más frágil, por ello los ciudadanos debemos
cuidarla puesto que es muy fácil para sus enemigos acabar con ella. Hasta bien
entrado el siglo pasado el termino democracia se asociaba a una forma de
gobierno en el que la decisiones colectivas eran tomadas por unas masas
desinformadas, manipulables y exentas de una responsabilidad sobre la
decisiones que tomaba., en termino generales democracia era un termino
contrapuesto a libertad responsable y argumentación razonada.
Hasta el siglo XX la mayor parte del mundo proclamaba la superioridad de
los sistemas no democráticos, tanto en la teoría como en la práctica. Hasta muy
recientemente, una mayoría preponderante de seres humanos han estado
sometidos a gobernantes no democráticos.
Esta enorme expansión de la democracia nos hace preguntarnos que
ventajas tiene la democracia frente a otras formas de gobierno: la democracia
ayuda a evitar el gobierno de autócratas crueles y depravados: el proceso
Apuntes de Ciencia Política. Autor: Lic. Yuri Cerda Mendoza.
Pág. 118
democrático tenderá a producir menos daño a los intereses y derechos de sus
ciudadanos que cualquiera otra alternativa no democrática; la democracia
garantiza a sus ciudadanos una cantidad de derechos fundamentales que los
gobiernos no democráticos no garantizan ni pueden garantizar; la democracia
asegura a sus ciudadanos un mayor ámbito de libertad personal y a proteger
sus propios derechos fundamentales; solo un gobierno democrático puede
proporcionar una oportunidad máxima para que las personas ejerciten la
libertad de autodeterminarse, es decir vivir bajo leyes de su propia elección.
7.1.1. La dictadura.
Del latín dictatura es una forma de gobierno autocrático, en la cual el
poder se concentra en torno al a figura de un solo individuo “Dictador”,
estableciéndose un gobierno de facto que controla los poderes del Estado y
legitima su poder en base al dominio de la fuerza.
La dictadura es la forma de gobierno que se concentra en las manos, o de
una sola persona denominada “Dictador” o de un grupo de personas afines a
una ideología o movimiento, los cuales poseen el poder absoluto, controlado
este los tres poderes del estado. El legislativo, el ejecutivo y el judicial. Las
dictaduras se caracterizan por ostentar poderes extraordinarios, ha menudo no
constitucionales, o de facto, degenerado por lo general regímenes déspotas y
tiránicos, a menudo violentos.
En una dictadura, los líderes no se renuevan periódicamente por sufragio
universal, libre, directo y secreto. De este modo, aunque el dictador alcance el
poder en unas elecciones democráticas (como Adolf Hitler en la Alemania nazi),
no transcurre mucho tiempo tras la elección antes que el dictador prohíba todos
los partidos políticos (salvo el suyo, sino se trata de una dictadura militar) e
imposibilite así posteriores elecciones democráticas. Incluso puede suceder que
por razones propagandísticas periódicamente se orquesten desde el poder
votaciones manipuladas que otorguen una patina democrática de gobierno y
muestren el fervor popular que susciten entre la población.
Apuntes de Ciencia Política. Autor: Lic. Yuri Cerda Mendoza.
Pág. 119
En estas elecciones usualmente, el dictador es el único candidato a la
presidencia y como se podrá imaginar, la corrupción y las coerciones impregnan
la elección obteniendo el candidato unos resultados increíblemente altos.
7.1.2. El autoritarismo.
Es una modalidad del ejercicio de la autoridad en las relaciones sociales,
por parte de alguno o algunos de sus miembros, en la cual se extreman la
ausencia de consenso, la irracionalidad y la falta de fundamentos en las
decisiones, originando un orden social opresivo y carente de libertad para otra
parte de los miembros del grupo social.
El término se utiliza para calificar a organizaciones o Estados que
pretenden conservar y gestionar el poder político mediante mecanismos no
democráticos.
En un sentido estrictamente técnico, es la forma política en la que el
Estado, es decir, el conjunto de instituciones que ostentan el poder político en
una delimitación territorial sobre un conjunto de ciudadanos, se identifica como
partido político, cuya función seria servir de nexo entre el poder político y
ciudadano.
Esta concepción del Estado y su identidad con el partido se puede
contraponer a los sistemas políticos occidentales de hoy en día, en los que el
estado funciona como un ente superior, siendo así desligado del partido, que a
pesar de tener cierto nivel de control sobre el estado, no puede invadir
competencias ajenas y hacerse con el control absoluto, es decir, fundirse con el
Estado. A pesar de que la mayor parte de los autoritarismos actuales funcionan
como un sistema monopartidista, el hecho de que solo exista un partido no es lo
suficientemente concluyente como para decir que tal estado es autoritario.
Igualmente, no es correcto decir que un estado, por el mero hecho de disponer
de varios partidos, no es autoritario. No en vano Vargas Llosa llamó a México
la dictadura perfecta.
Apuntes de Ciencia Política. Autor: Lic. Yuri Cerda Mendoza.
Pág. 120
7.1.3 El totalitarismo.
Se conoce como autoritarismos a las ideologías y regímenes políticos
donde el estado tiene el poder absoluto, y donde la libertad esta seriamente
restringida el totalitarismo se diferencia de otros regímenes autocráticos por ser
los mismos dirigidos por un movimiento de masas y un partido político que se
confunde con las instituciones del estado por lo general la figura de un líder
carismático es exaltada que tiene el poder absoluto. El totalitarismo hace uso de
una policía secreta y campos de concentración, siendo el nazismo y el
estalinismo los ejemplos más destacados.
El totalitarismo se trata de un poder absoluto que alcanza todos los
ámbitos y se manifiesta a través de la autoridad ejercida.
El totalitarismo es un concepto usado desde la época de los treinta para definir
los movimientos y regímenes políticos del siglo XX que adoptaron las formas
dictatoriales más extremas, en especial la Italia Fascista, la Alemania Nazi, la
Unión Soviética y su satélites.
Los regímenes totalitarios se caracterizan por el papel predominante de
un partido único y las ausencia de pluralismo, la existencia de una ideología
rígida y elaborada que legitima el poder del partido; el ejercicio del poder sin
limitaciones previsibles y sancionables; la movilización intensa y continua de la
población, sustentada en organizaciones subordinadas al partido “ Sindicatos,
Asociaciones Juveniles, Féminas, etc.) la voluntad de monopolizar y politizar
todos los aspectos de la vida social, privada y publica, mediante el uso de
métodos avanzados de comunicación de masas, propaganda, ritual,
adoctrinamiento, educación, tecnología, entre otros, y gracias al poder del
partido, en particular de su cúpula dirigente, y a la ideología en que se
fundamenta el régimen.
Esa pretensión de control total de sociedad civil, o incluso el propósito de
informar totalmente la sociedad existente y producir una sociedad íntegramente
nueva desde los puntos de vista político, social y antropológico, es lo que
Apuntes de Ciencia Política. Autor: Lic. Yuri Cerda Mendoza.
Pág. 121
distingue a los regímenes totalitarios, del conjunto de regímenes autoritarios. El
término totalitario surgió en Italia en los años veinte y fue utilizado en medios
fascistas y opositores para definir, positivamente o negativamente, el fascismo.
Se empleo pronto, en cuanto nos dio peyorativa, para referirse al sistema
comunista, de la unión soviética y el nacional socialismo alemán.
A partir de los años sesenta y setenta, la validez del concepto ha sido
cuestionada desde diferentes posiciones. Quizás la principal objeción sea el uso
de un único modelo teórico para definir fenómenos históricos muy distintos.
Totalitarismo es aquel régimen político no democrático en los que los poderes
ejecutivo, legislativo y judicial están concentrados en un reducido número de
dirigentes, que se subordinan los derechos de la persona humana a la razón de
estado.
7.2 Tipología de los sistemas no democráticos
Un régimen no democrático es aquel en donde no encontramos reglas
limpias, trasparentes y claras de acceso y ejercicio del poder publico. Hasta
hace muy poco tiempo en México no contábamos con estas reglas. En cuanto a
los partidos, si había distintos partidos, pero no estaban en igualdad
aproximada de oportunidades; había elecciones, si, pero la elecciones no eran
limpias ni transparentes, ni equitativas- y por supuesto que este es uno de los
retos que aun tenemos pendiente en el país. No había una plena garantía de
los derechos humanos y tampoco podemos considerar que contábamos con un
estado de derecho con las características políticas y jurídicas del régimen. Por
ejemplo, el exacerbado presidencialismo y la ubicación del ejecutivo por encima
de los otros dos poderes, la falta de autonomía municipal o de autentico
federalismo.
No es ninguna novedad decir en México que provenimos de un régimen
de características no democráticas, de una tradición autoritaria y
semiautoritaria. Sabemos que este régimen político en los últimos años se ha
ido modificando, se ha ido transformando con la intención de constituir un nuevo
Apuntes de Ciencia Política. Autor: Lic. Yuri Cerda Mendoza.
Pág. 122
régimen. Lo que no sabemos es si tenemos realmente hoy un nuevo régimen.
¿A qué le llaman los politólogos nuevo régimen?. Un régimen está constituido
por las instituciones de acceso al poder; por las reglas referentes a su ejercicio
y recambio; eso es lo que constituye un régimen. Por ejemplo han sido
regímenes no políticos los siguientes: el régimen nacional social en Alemania; el
régimen soviético en la época de Stalin; el régimen de Duvalier; la república
dominicana en el tiempo de Trujillo.
Finalmente tendríamos la forma más benigna de un régimen no
democrático, que es el régimen autoritario. Un régimen autoritario puede tener
elecciones, puede tener partido puede tener algunas libertades en las
constituciones, pero esas libertades no se ejercen, las elecciones aunque
existen no son tan limpias, ni trasparentes, ni equitativas, y desde luego los
partidos políticos no están en igualdad aproximada de igualdades, como ya lo
dijimos en el lugar de México.
7.3. Las transiciones a la democracia
En este caso nos referiremos exclusivamente a la transición democrática
en México. ¿En qué punto de la transición estamos en México después de las
elecciones federales del 2 de julio del 2000? Aún no existe consenso del
momento en que nos encontramos. Para algunos, estamos, ahora si, en una
fase de transición. Para otros, vivimos un proceso de “Normalización de la
democracia” o de “Consolidación democrática”. Otros, finalmente, sostiene que
sólo hubo un cambio de gobierno o de partido en el gobierno pero no de
régimen. De hecho, no puede afirmarse que con la alternancia haya
desaparecido mágicamente todos los rasgos autoritarios del pasado o que haya
terminado por imponerse todos los aspectos del nuevo régimen democrático.
El proceso de transición concluyo porque la alternancia del poder trastoco
de raíz los rasgos dominantes del régimen político mexicano tal y como lo
conocimos hasta entonces: el presidencialismo con sus excesos centralista en
el vértice de un complejo de relaciones verticales, jerárquicas y sin contrapesos
Apuntes de Ciencia Política. Autor: Lic. Yuri Cerda Mendoza.
Pág. 123
reales, y el partido hegemónico como brazo político del régimen o operador de
una compleja red de intereses y lealtades corporativos. En principio de
cuentas, debemos distinguir dos procesos que tienen lugar durante la fase de
instauración democrática o de estructuración de un nuevo régimen democrático.
Por una parte, la destitución del régimen anterior y, por otra, el rediseño
institucional y normativo. La destitución autoritaria y el rediseño normativo
institucional constituyen el anverso y el reverso de la estructuración de un
régimen político.
La instauración democrática sólo tendrá horizonte si se avanza en la
destitución autoritaria, es decir, si el nuevo régimen es capaz de contrarrestar y
neutralizar las prácticas e inercias predemocráticas o autoritarias que
permeaban a las instituciones y las estructuras de autoridad en el pasado, para
adecuarlas a la nueva normatividad. En México el cambio de régimen se
concreto por vía de la alternancia pero sin democratización, por ende es
necesaria una instauración democrática innovadora para que el nuevo régimen
pueda contrarrestar eficazmente las inercias autoritarias del pasado. En virtud
de ello, es imperioso retomar el camino de las reformas, como el único posible
para consolidar nuestra democracia y construir un autentico estado de derecho
en el país. Es tiempo de asumir con seriedad que la consolidación democrática,
pasa necesariamente por un amplio proceso de reforma integral del estado, que
haga factibles la legitimidad y la gobernabilidad democráticas.
¿Qué factores son necesarios para alcanzar un régimen democrático
viable y persistente? Supone el reforzamiento de la sociedad civil para poder
resistir a las tentaciones autoritarias, al igual que una recomposición efectiva de
la autonomía de la comunidad política respecto del Estado.
La alternancia política se quedo coja en ausencia de una reforma integral
y profunda del estado. El costo de mantener una democracia insustentable, es
decir, una democracia desapegada de los ciudadanos, sin credibilidad ni
soporte social, no solo es el abstencionismo sino sobre todo la ingobernabilidad
y la inestabilidad crecientes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión, es importante.