lunes, 30 de enero de 2012

LA MICROECONOMÍA


 La escuela francesa: Cournot y Dupuit
 Antoine Augustin Cournot
Cournot es el matemático que inició la sistematización formal de la ciencia económica. Estudió en la Escuela Normal Superior de París, donde se licenció en Ciencias en 1823. Catedrático de Análisis Matemático en la Universidad de Lyon en 1834. Rector de la Academia de Dijon de 1854 a 1862.
A pesar de haber trabajado toda su vida en universidades, tan sólo dedicó un año a la docencia, siendo su actividad principal la gestión administrativa universitaria y la investigación.
Cournot fue el primero en proponer la utilización de funciones matemáticas para describir categorías económicas tales como la demanda, la oferta o el precio. Analiza con especial atención los mercados monopolistas, estableciendo el punto de equilibrio del monopolio, llamado el punto de Cournot. Es también pionero en el estudio del duopolio y el oligopolio.
Sus aportaciones influyeron notablemente sobre los marginalistas, Jevons, Walras y Marshall, de los que puede ser considerado un precursor.
Produjo también notables contribuciones al campo estadístico, y entre sus principales publicaciones, destacan:
.    Investigaciones acerca de los principios matemáticos de la teoría de las riquezas (1838) .    Exposition de la théorie des chances et des probabilités (1843) .    Principios de la teoría de las riquezas (1863) .    Revue sommaire des doctrines economiques (1877)
6.1.2. Arsène Jules Étienne Juvenel Dupuit
Nacido en Fassano, en el Piamonte, Jules Dupuit es un ingeniero, matemático y economista francés. Trabaja como ingeniero al servicio del gobierno de su país. Al intentar solucionar los problemas que plantea la política de precios de los ferrocarriles y otros servicios públicos, desarrolla un pensamiento económico original que lo hace precursor del marginalismo.
En 1844 publica una obra consagrada a los bienes colectivos titulada De la Mesure de l´Utilité des Travaux Publics, obra que pasa totalmente desapercibida en el momento de su publicación. En ella se encuentra un análisis de la utilidad, de la demanda y del excedente del consumidor que convierte a su autor en un padre fundador del marginalismo. Para Dupuit, la utilidad es subjetiva; varía en función de los individuos. Se debe distinguir entre la utilidad absoluta, que para Dupuit es el precio que el consumidor está dispuesto a pagar por una unidad de un bien, y la utilidad relativa que es la diferencia entre la utilidad absoluta y el precio de compra. Por ejemplo, dice Dupuit, un consumidor que aceptaría pagar 30 francos cuando el precio de venta es 20 obtiene una especie de beneficio de 10, que es la medida de la utilidad relativa. Pero como dice Dupuit: “cada consumidor otorga el mismo una utilidad diferente al mismo objeto de acuerdo con la cantidad que puede consumir”, y esta estimación de unidades sucesivas es decreciente según la cantidad consumida. De este modo, Dupuit enuncia la ley de decrecimiento de la utilidad marginal, que él asimila inmediatamente a una curva de demanda, ya que escribe el precio al que el consumidor está dispuesto a comprar el bien con la cantidad comprada. Estas curvas de demanda individuales pueden agregarse obteniendo una demanda global de mercado; la utilidad absoluta, a nivel agregado, la utilidad total y la utilidad relativa, todas a nivel agregado serán lo que Marshall denomine el excedente del consumidor
6.2. La economía marginalista
La escuela de análisis marginal hizo notables contribuciones a la teoría económica, en cuanto a sistematización y formalización.
Sus representantes más significativos fueron Williams Stanley Jevons (inglés, 1835-1882), Karl Menger (austríaco, 1841-1921) y Marie Espirit León Walras (francés, 1834-1910). Los trabajos de estos autores se caracterizaron por la construcción de modelos abstractos desarrollados con una considerable dosis de técnicas matemáticas y por el reconocimiento de la importancia del análisis marginal, y su aplicación progresiva a todas las partes de la teoría microeconómica.
Sus aportes abarcaron temas como investigación del equilibrio y análisis económico, utilidad, valor, cambio y distribución de los bienes, expresión matemática de las leyes del mercado, tipificación de los bienes, entre otros. Sin embargo, su contribución más significativa lo constituye el concepto de marginalidad.
El enfoque marginalista centra su análisis en las decisiones de los sujetos económicos individuales, y en las condiciones y precios del mercado; presenta un sistema económico basado en la más estricta competencia, con referencia ocasional al monopolio puro. Existen empresarios individuales e independientes, hay muchos compradores y muchos vendedores; los productos son homogéneos, los precios son uniformes y la publicidad no existe.
La demanda pasó a ser la fuerza predominante en la determinación de los precios.
Bajo el enfoque marginalista, la Economía se hizo subjetiva y psicológica. La demanda depende de la utilidad marginal (es decir, la utilidad que genera la última unidad consumida).
Los costos de la producción incluyen no sólo los factores productivos, sino además incorpora el costo que supone crear y dirigir una empresa, y ahorrar el dinero para constituir el capital.
Los marginalista creían que las fuerzas económicas tienden generalmente a hacia un equilibrio de fuerzas opuestas.
6.3. La primera escuela de Viena: Menger, Wieser y Böhm-Bawerk 6.3.1. Carl Menger
Carl Menger nació en Nowy Sacz, Galitzia. Estudió en las Universidades de Viena, Praga y Cracovia. En 1873 fue nombrado profesor de Economía Política de la Universidad de Viena.
Fundador de la Escuela Austriaca, es considerado uno de los tres fundadores y líderes del marginalismo junto a Jevons y Walras.
Entre sus múltiples originales aportaciones, destacaremos aquí el concepto de costo de oportunidad. La polémica que mantuvo con la Escuela Historicista alemana, la Methodenstreit, especialmente con su líder Schmoller, permitió pensar en profundidad sobre la Economía como ciencia y en muchos sentidos sigue viva hoy en los diversos puntos de vista de las diferentes corrientes de pensamiento económico.
El objetivo fundamental de su obra más relevante, Principios de economía política, es, tal como lo declara el mismo Menger en el prólogo, explicar los fenómenos económicos, en particular los intereses, los salarios y las rentas, desde un punto de vista válido para todas las sociedades.
En este libro, el autor describió cómo las personas, sobre la base de un conocimiento de la oferta disponible, buscan obtener la mayor utilidad posible (definida por él como la capacidad de una cosa para satisfacer las necesidades humanas). Por lo tanto, un bien tiene valor si las personas, comportándose racionalmente, se dan cuenta que la satisfacción de una de sus necesidades depende de la capacidad que tengan para disponer de ese bien.
A juicio de Menger, los bienes económicos se definen como aquéllos de los que existe una necesidad mayor que la oferta disponible. Los bienes no económicos, por el contrario, son aquéllos cuya oferta supera las necesidades. Es aquí donde el autor resalta el principio liberal (que ya se había planteado desde Locke) al señalar que la labor principal de la autoridad es precisamente la protección de la propiedad de los bienes económicos.
La forma como se obtienen los precios de los bienes económicos va de acuerdo a la utilidad que proporcionan al consumirse (en términos económicos, de acuerdo a la utilidad marginal que reporta esa mercancía). Los bienes no económicos, como el aire -dice Menger-, no tienen valor, aunque sí pueden brindar utilidad.
Por lo tanto, el trabajo incorporado en un determinado bien no es el que da el precio (como lo habían dicho Ricardo y Marx), ni tampoco su valor intrínseco. Es aquí donde el autor introduce el costo de oportunidad, una de sus contribuciones más interesantes. Para explicar este punto, Menger señaló que el valor de un determinado bien es equivalente a las satisfacciones de necesidades a las que tendría que renunciar si no se pudiera disponer de dicho bien (que es la definición de costo de oportunidad).
El autor suponía que las personas son capaces de ordenar las satisfacciones y asignar números índices a ellas. Así estableció el “principio equimarginal”, según el cual el individuo consumirá de tal modo que las satisfacciones de cada bien sean iguales en el margen. Éste es un juicio que se origina en cada persona cuando se da cuenta de la naturaleza económica de un bien. El análisis marginalista de Menger se convertiría en un pilar del pensamiento económico del siglo XX.
6.3.2. Wieser
Friedrich von Wieser, nacido en Viena, es uno de los primeros y más destacados economistas de la Escuela Austriaca. Discípulo de Carl Menger, compañero, amigo y cuñado de Böhm-Bawerk, profesor de Ludwig von Mises, F.A. Hayeck y J.A. Schumpeter. Wieser fue profesor en las Universidades de Praga y Viena, sucediendo en su cátedra a Carl Menger.
Una de las aportaciones fundamentales de Wieser a la economía es la teoría del costo alternativo, ahora llamada costo de oportunidad, que había sido ignorada por Marshall y los economistas británicos. Basándose en los conceptos de utilidad marginal y costo marginal, dirigió la economía hacia el análisis de la escasez y la asignación de recursos.
En su madurez, recibe la influencia de Walras y Pareto, la Escuela de Lausana, por lo que sus últimas obras no se consideran pertenecientes a la Escuela Austriaca.
6.3.3. Böhm-Bawerk
Eugen Böhm-Bawerk fue un economista austriaco. Hijo de una familia aristocrática acomodada, pudo estudiar en las Universidades de Heidelberg, Leipzig, Jena y Viena. Fue profesor de Economía Política en las Universidades de Innsbruck y Viena. Trabajó también en la administración pública y fue Ministro de Hacienda en varias ocasiones.
Fue uno de los fundadores, junto con Carl Menger y Friedrich von Wieser, de la Escuela Austriaca. Criticó a los historicistas alemanes y es uno de los principales teóricos del marginalismo.
6.4. La Microeconomía en Inglaterra: William Stanley Jevons
William Stanley Jevons fue un economista, nacido en Liverpool de una rica familia de comerciantes que se arruinó antes de que pudiera terminar sus estudios, por lo que tuvo que emigrar a Australia donde trabajó en la Casa de la Moneda de Sidney. Regresó a Inglaterra donde estudió lógica y economía y consiguió un puesto de profesor de Lógica, Filosofía Moral y Economía en el Owens College de Manchester.
En su objetivo de equiparar la Economía con las ciencias naturales, Jevons utilizó un tratamiento matemático. A comienzo de la década de 1870, simultáneamente a otros trabajos de Walras y Menger, publica una elaborada síntesis de las teorías del consumo, del intercambio y de la distribución, asentando así las bases para la revolución marginalista que le siguió.
Considera que la utilidad sólo puede ser medida en términos ordinales y que la utilidad proporcionada  por  un  bien  es  inversamente  proporcional  a  la  cantidad  de  ese  bien  previamente poseída. Establece claramente la diferencia entre utilidad total y lo que llamó grado final de utilidad, que después recibió el nombre de utilidad marginal.
Afirmó que el valor del trabajo debe determinarse a partir del valor del producto y no el valor del producto a partir del valor del trabajo, contradiciendo así la teoría clásica de la tradición ricardiana y marxista.
6.5. Alfred Marshall: el desarrollo del análisis del equilibrio parcial
Profesor de Economía Política en Cambridge, Reino Unido, Alfred Marshall (1842-1924) es el fundador de la Escuela de Cambridge. Se le considera también precursor de la Economía del Bienestar ya que su objetivo explícito en el análisis económico es encontrar una solución a los problemas sociales.
Recogiendo la economía de los clásicos con las aportaciones marginalistas de sus contemporáneos, realiza una síntesis en la que busca y destaca las razones y requisitos de equilibrio parcial. Es famosa su comparación de las tijeras con cómo son determinados los precios por el encuentro entre la oferta y la demanda: “sería igualmente razonable discutir -dice- sobre si es la cuchilla de arriba o la de abajo la que corta el papel, como si es la utilidad o el costo de producción lo que determina el valor”.
Entre las aportaciones más relevantes de su obra, destacan:
. Definió el precio de mercado con los elementos de demanda-oferta, efectuándolo por la intersección de la oferta y la demanda.
. Suponía que los empresarios buscaban racionalmente el máximo beneficio, lo que implica minimizar los costos. Cualquier volumen de producción deseado podría obtenerse con varias combinaciones diferentes de factores productivos, por lo que el empresario seleccionaría la combinación de más bajo costo.
. Los rendimientos de escala creciente, asociados a la aplicación de tecnologías avanzadas, podían originar ciertas complicaciones.
. Las economías de escala implicaban que un pequeño número de grandes productores podía funcionar a costos medios más bajos, produciendo la misma cantidad que un gran número de pequeñas empresas, quedando en entredicho las premisas de un mercado competitivo.
. Las ventas de cada empresa estaban limitadas al mercado particular, lenta y costosamente adquirido, y aunque la producción pudiese aumentarse muy rápidamente, no ocurriría lo mismo con las ventas.
. La expansión de la empresa más allá de sus límites naturales la expondría también a la competencia de sus rivales, sosteniendo que era improbable que las economías de escala representaran un serio desafío para el mantenimiento del orden competitivo.
6.6. León Walras: el desarrollo del análisis del equilibrio general
La revolución marginalista fue iniciada a comienzos de la década de 1870 por tres economistas: Jevons en Inglaterra, Carl Menger en Austria, y Leon Walras en Suiza. De los tres, Walras fue el único que se atrevió a introducirse en las complejidades matemáticas de un equilibrio general multimercados Su padre, Auguste Walras, era también economista, con inquietudes socialistas. León vivió su juventud en París, como novelista y crítico de arte. Dedicó también algunos años a impulsar el movimiento cooperativo. Finalmente, teniendo treinta y cinco años, fue nombrado profesor en la Universidad de Lausana y se dedicó plenamente a la docencia y la investigación.
Sus esfuerzos por divulgar sus ideas, mediante correspondencia con un gran número de prestigiosos economistas de todo el mundo, fueron poco fructíferas. En su tiempo fue muy poco
valorado.  Sólo  Pareto  se  convirtió  decididamente  en  su  discípulo  y  le  sucedió  en  la  cátedra  de Lausana.
113
Miguel Ángel Medina Romero
Bibliografía
. Ekelund, Robert B. y Hébert, Robert F. Historia de la Teoría Económica y su Método. 3a ed. México, D.F.: McGraw-Hill. 2005.
. Gutiérrez Pantoja, Gabriel. Historia del Pensamiento Económico. México, D.F.: Oxford. 2004.
. Herrerías, Armando. Fundamentos para la Historia del Pensamiento Económico. México, D. F.: Ed. Limusa. 2005.
. Silva Herzog, Jesús. Homilía, para Futuros Economistas en inquietud sin tregua. Ensayos y artículos escritos 1937-1965. México, D. F.: Ed. Cuadernos Americanos, 1965.
. Trangay Vázquez, Greta. Historia del Pensamiento Económico. Morelia, Michoacán: UMSNH. 2005.
Compartir:

Páginas vistas en hoy

Archivo del Blog

Ultimas publicaciones

Articulo de hoy

Comparación entre sistema inquisitivo y el sistema acusatorio

Sistema inquisitivo En la historia del Derecho Procesal, encontramos dos sistemas importantes: El Acusatorio y el Inquisitivo que, con ...

Seguidores