domingo, 23 de noviembre de 2014

Derecho a la intimidad y el Derecho a la privacidad

1.1.- DEFINICIÓN DEL DERECHO A LA INTIMIDAD: El derecho a la intimidad ha sido definido por muchos autores y estudiosos, entre los cuales tenemos a Juana Espinoza Espinoza, que define al derecho a la intimidad como:

“El derecho a la intimidad es una situación jurídica en la que se tutela el Espacio individual y familiar de privacidad de la persona…”
En el concepto que nos da Juan Espinoza nos menciona a la situación jurídica, que es la situación, valga la redundancia, del sujeto de derecho frente al ordenamiento jurídico en la cual se debe proteger el espacio privado donde dicho sujeto se desarrolla conjuntamente con su familia, pues una intromisión ajena de tipo particular o colectiva causaría una fastidio e incomodidad total.

Hay otras definiciones que mencionan a la intimidad propiamente dicha como:

“La vida privada de cada particular es el círculo de actos y actividades personalísimas que forman el núcleo de la vida individual o familiar”

La anterior definición, que nos da García Amigo, limita a la intimidad a los actos y actividades, los cuales son desarrollados por una persona particular y su entorno familiar y que conforman el núcleo central de su convivencia en particular.

Zavala de González entiende por intimidad como “el derecho personalísimo que protege la reserva espiritual de la vida privada del hombre, asegurando el libre desenvolvimiento de esta en lo personal, en sus expresiones y sus afectos.”

Por consiguiente, el derecho a la intimidad es fundamental para el adecuado desarrollo de la persona en la sociedad, sin que terceros puedan inmiscuirse en su vida privada, ya que, de hacerlo estarían no solo violando un derecho fundamental, sino también su tranquilidad y paz espiritual.

1.2.-. FUNDAMENTACIÓN DEL DERECHO A LA INTIMIDAD: El fundamento del derecho a la intimidad se sustenta desde la aparición del common law, naciendo así una nueva ciencia, si bien es cierto que en los países anglosajones, donde el respeto al derecho de la personalidad humana a adquirido caracteres de verdadero tabú, no solamente en los textos de la ley sino también en la costumbre cívica y en los hábitos sociales. Entonces ya era hora que nazca esta nueva disciplina del derecho, que es un poco rara a los oídos Latinoamericanos donde tan poca consideración se brinda a ciertos factores.

“El derecho de intimidad tiene sus fundamentos en los instintos naturales. Lo comprendemos intuitivamente y la prueba de su existencia puede encontrarse en nuestra propia conciencia. Toda persona de espíritu normal reconoce de inmediato que para cada miembro de la sociedad existen asuntos privados y públicos en lo que al individuo de refiere”

En lo afirmado anteriormente, el derecho a la intimidad tiene un fundamento principal, que está sustentado en los instintos naturales, por cuanto, toda persona puede percibir a su alrededor en qué situación se hallan los miembros de la comunidad respetando así sus derechos.

En las siguientes líneas se sustenta al derecho a la intimidad desde un punto de vista jurídico:

“El así llamado derecho de intimidad está, como la frase lo sugiere, fundado en la pretensión que el hombre tiene derecho de pasar por este mundo, si quiere, sin que su fotografía se publique, sus negocios sean discutidos, sus experimentos productivos no copiados para el beneficio de otros, o su excentricidad comentados por prospectos, circulares, catálogos, revistas o diarios”.

1.3.- ASPECTO EN EL TERRENO FILOSÓFICO: Cuanto más ahondamos en la cultura y en la
sensibilidad de los pueblos y encontramos una mayor dosis de respeto por vida interior de cada componente social, rendimos más grande tributo y respeto hacia aquellos ordenes instituidos que han rodeado de una valla infranqueable ese patrimonio invaluable, que es la “intimidad”.

A primera vista el problema es puramente filosófico y abstracto, habiendo sido largamente objeto de especulaciones de la razón y como una meta que semeja la estrella lejana, pero en la actualidad, las figuras literarias y las metáforas han dejado de ser meras formas retóricas para transformarse en estupendas realizaciones materiales y lo que un siglo atrás no pasó de una bella aspiración de criaturas selectas, hoy se va transfigurando en esplendente verdad o aproximaciones hacia la verdad.

Esto ni más ni menos es lo que cabe afirmar con respecto a esta novísima forma de reguardar y custodiar el contenido intimo de la sensibilidad humana, imponiendo sanciones a quienes transgreden, directa o indirectamente, las normas cuya consideración se ha sancionado.

1.4.- DEFINICIÓN DEL DERECHO A LA PRIVACIDAD: Privacidad se define como "ámbito de la vida privada que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión"

Todo el mundo tiene derecho a la privacidad, y según los mecanismos sobre derechos humanos internacionales, este derecho puede ser violado de diversas maneras, que incluyen:

• Intervenir en la vida privada de una persona (lo que incluye su derecho a establecer relaciones y a disfrutar de su libertad sexual);

• Impedir la vida familiar (lo que incluye el derecho a casarse y a fundar una familia);

• Destruir la casa de una persona, o impedir a una persona que viva en su casa;

• Intervenir la correspondencia privada.

1.5.- DIFERENCIA ENTRE EL DERECHO A LA INTIMIDAD Y EL DERECHO A LA PRIVACIDAD:

La intimidad es de estos dos conceptos, el que tiene un alcance menor, pero más trascendental, si se quiere decir el derecho a la intimidad protege la parte más íntima de una persona, esto es, esa esfera personal que define qué es y qué no es privado. Dicho de otra forma, hablar de intimidad es hablar de sentimientos, de creencias (políticas, religiosas), pensamientos o de una información –como la clínica o la relativa a la vida sexual- cuya difusión puede producir ciertas molestias e intranquilidad al individuo. Se trata en definitiva de aquellos datos que bajo ninguna circunstancia proporcionaría un individuo de manera libre y consciente. Partiendo de este punto, nacen derechos como la inviolabilidad de las comunicaciones o el derecho a la propia imagen; ambos muy relacionados con la parte más privada de la psique del individuo.

La intimidad o privacidad no posee fronteras definidas y posee diferentes significados para distintas personas. Entonces podemos decir que la privacidad es la habilidad de un individuo o grupo de mantener sus vidas y actos personales fuera de la vista del público, o de controlar el flujo de información sobre sí mismos, ya que, “todo lo íntimo es necesariamente privado, pero no todo lo privado es necesariamente íntimo”.

En el anterior párrafo se cita que todo lo privado no es necesariamente intimo, un ejemplo claro se da cuando los jueces piden el levantamiento del secreto bancario de las personas o cuando la constitución en su art.2, inc.5, señala que toda persona tiene derecho a solicitar sin expresión de causa la información que requiera de cualquier entidad pública, en nuestro caso cualquier persona puede solicitar de los registros públicos la información sobre determinados bienes, pagando la tasa registral, sin afectar la intimidad de otras personas.

La intimidad a veces se relaciona con el anonimato a pesar de que por lo general es más preciada por las personas que son más conocidas por el público. La intimidad puede ser entendida como un aspecto de la seguridad, en el cual el balance entre los intereses de dos grupos puede ponerse en evidencia.

Compartir:

Páginas vistas en hoy

Archivo del Blog

Ultimas publicaciones

Articulo de hoy

Comparación entre sistema inquisitivo y el sistema acusatorio

Sistema inquisitivo En la historia del Derecho Procesal, encontramos dos sistemas importantes: El Acusatorio y el Inquisitivo que, con ...

Seguidores